Thursday, August 25, 2011

Maquinas de Guerra 07


El conflicto de las islas Malvinas de 1982 ha demostrado que, todav�a hoy, como sucedi� durante la segunda guerra mundial en el Pac�f�co y en Europa, la fuerza de combate anfibia representa uno de los elementos m�s ef�caces para proyectarla propia potencia en una dimensi�n estrat�gica. Naves id�neas para la guerra anfibia exist�an ya antes de Cristo: los romanos, por ejemplo, emplearon unidades de este tipo para llevar a cabo incursiones a trav�s del canal de la Mancha en el siglo I a.C. Desde entonces el arte de la guerra anfibia y la correspondiente t�ctica de empleo de hombres y medios han sufrido una continua revisi�n con perfeccionamientos sucesivos hasta la segunda guerra mundial, que representa el �pice de su evoluci�n. En el decurso de este conflicto, y en particular en la campa�a del Pac�fico, caracterizada por el �salto de las islas�, Estados Unidos fabricaron naves y aparatos de desembarco con una programaci�n puesta constantemente al d�a; la guerra, en su conjunto, demostr� la validez de las operaciones anfibias de alcance estrat�gico, como las que se llevaron a cabo en Normand�a el �d�a D� de junio de 1944. Despu�s de la guerra, las ense�anzas extra�das de las anteriores operaciones se aplicaron en 1950 en el desembarco de Incheon, durante la guerra de Corea, y en el anglo-franc�s de Suez en 1956.